Gran Lapa Verde (Ara ambiguus)

La Gran Lapa Verde, Ara ambiguus, es seguramente el ave más emblemático del Caribe costarricense por su majestuosidad, simbología y belleza, y una de las muchas especies tropicales en vías de extinción en estos momentos.

Los antiguos habitantes de Talamanca consideraban a estos pájaros sagrados que enriquecían el bosque con sus colores, sus cantos y su nobleza, tanto así, que el cacique de esta región, Pablo Presbere ostentaba el título de Rey de las Lapas.¹

¿Cómo es la lapa verde?

La Gran Lapa Verde es la segunda ave más grande de la familia de los loros (psitácidas), mide unos 80 cm. de longitud y pesa 1,4 kg. Posee un bonito plumaje, en su mayor parte, verde amarillento, rojo en la frente y en las plumas centrales, y azul y rojo en las plumas de las alas y la cola. Su pico negro con la punta gris es uno de los más fuertes, adaptado para poder abrir las más duras semillas silvestres. Su canto es reconocido como el sonido más fuerte y penetrante de todas las aves, constituye un medio de comunicación y es un poderoso instrumento de defensa.

¿Dónde vive la lapa verde?

La Gran Lapa Verde solo habita en los bosques húmedos de las tierras bajas de Mesoamérica, principalmente del lado Caribeño, entre el oriente de Honduras y el noroccidente de Colombia. En zonas bajas húmedas, abiertas y con bosques de hoja caduca. Se encuentra principalmente debajo de los 600 m sobre el nivel del mar, aunque, a veces, en determinadas zonas se le puede ver hasta entre 1.000 y 1.500 msnm.

Se estima que su población mundial no sobrepasa los 1.500 individuos. Actualmente se calcula que la población se ha reducido a unos 400 individuos y solamente unas 100 parejas reproductoras.

Estas aves se caracterizan por ser muy tímidas y difíciles de ver, y normalmente se encuentran a alturas no menores de 35 metros en las copas de los árboles. 

El Almendro de montaña (Dipteryx Panamensis) se extiende por el bosque húmedo de la costa Atlántica desde Nicaragua hasta Colombia. Es el hogar de la lapa verde y su tala está penada en varios países. El árbol del almendro es imponente. Puede alcanzar 60 m de altura y 200 cm de diámetro.

¿Qué come la lapa verde?

Su dieta es muy específica, ya que se alimenta principalmente del almendro de montaña (es el 80 % de su dieta), y de las semillas del titor. Se conoce que las semillas de los frutos del almendro de montaña (Dipteryx panamensis) son muy importantes en la dieta de la lapa verde. Mientras se alimenta, la lapa verde es silenciosa, con excepción de algunas emisiones y graznidos. 

Frutos del Almendro de montaña

Se sabe, a través del monitoreo de aves marcadas, su frecuente visita a los árboles de almendro de montaña, desde septiembre, cuando los frutos inmaduros de tamaño mediano están disponibles, hasta abril, cuando los frutos se vuelven escasos. En ocasiones, estas aves vuelan grandes distancias, hasta 150 km, en busca de almendros con frutos.

Otras semillas de las que se alimenta estas aves son las del Titor (Sacoglottis trichogyna), que suele ser su alimento preferido cuando las semillas del almendro de montaña son escasas o no están disponibles. Durante un estudio, las aves marcadas mostraron una preferencia por las semillas de este árbol a comienzos de abril y hasta agosto, cuando la fructificación ha finalizado.

Frutos del Titor

En el breve período durante el cual los frutos del almendro de montaña y de titor no están disponibles o son bastante escasos (septiembre y octubre), las lapas verdes se alimentan de una variedad de 37 especies de frutos. El mayor consumo de otras especies de árboles ocurre en septiembre. También son importante fuente de alimento las semillas y frutos de otros árboles como el almendro de playa, el jobo, el jabillo, el ojoche, la olla de mono y los frutos de diversas palmas de las tierras bajas.

¿Cómo se reproduce la lapa verde?

La Gran Lapa Verde, en Costa Rica, se reproduce entre diciembre y junio en las cavidades de árboles, sobre todo del mencionado almendro de montaña, cavidades que se forman al quebrarse las grandes ramas de estos árboles. Cada pareja de lapas ocupa un área de 550-2000 hectáreas durante la época de reproducción.  La lapa verde forma parejas de por vida y suelen ser fieles a sus nidos. Además de utilizar al almendro en un 80% para su alimentación, lo utiliza también en un 90% para su anidación. La mayoría de las parejas ponen el primer huevo a finales de enero y ya para febrero los nidos están con crías. 

Aunque ponen hasta tres huevos, normalmente solo uno será incubado. El nacimiento de un polluelo y los cuidados extremos durante su crecimiento hacen que esa pareja se salte un periodo de reproducción. La hembra incuba los huevos durante 27 días y el macho lleva el alimento al nido. Posteriormente y durante los 90 días que el polluelo permanece en el nido, la alimentación y el cuidado serán compartidos por ambos padres. Son responsables de alimentar a las crías, haciéndolo aproximadamente cada dos horas. Una vez que las crías están más grandes, las visitas al nido para alimentarlos son entre períodos más largos. Después de dos semanas de haber salido del nido, los pichones saben volar y están listos para iniciar su migración en busca de alimento. Aun así hay veces que los padres llegan a cuidarlos hasta que nacen los polluelos de la siguiente temporada. La reproducción de esta especie es muy frágil y lenta lo cual ha incidido en que se encuentre en peligro de extinción.

¿Por qué está en peligro de extinción?

El Guacamayo verde mayor o lapa verde está en peligro de extinción básicamente por la extensa destrucción de su hábitat y por la captura de ejemplares para la venta ilegal como mascotas. Esta disminución ha sido muy rápida, y lo han convertido en muy raro en cuatro de los seis países de su distribución original. Actualmente la población de lapa verde de Costa Rica se encuentra en un estado muy precario y muy frágil, en el cual la menor modificación de sus condiciones de vida puede llevarla a la extinción. 


 

Pérdida de hábitat:

En América Central, la deforestación entre otras cosas para aumentar las plantaciones de banano y la ganadería, así como la tala por otras razones, le han afectado fuertemente. De hecho, las tasas anuales de deforestación son muy altas.
Cuando se talan árboles para crear nuevos campos de cultivo de piña, banano, ganadería, caña de azúcar o aceite de palma, se están eliminando los árboles dónde viven y de los que se alimentan. Sin ellos, no pueden hacer nidos dónde crecen sus crías.

El fruto de este árbol es su principal alimento, sin él morirá de hambre o tendrá que emigrar a otras zonas buscando un nuevo hogar, que en muchas ocasiones no llega a encontrar. Además cuando se talan los árboles no se tiene en consideración de que también matan a estos pájaros porque es allí donde se encuentran sus nidos.

Por ejemplo, la Zona Norte (Costa Rica) ha sufrido la tasa de deforestación más alta del país en las dos últimas décadas, tanto de forma legal como ilegal, dejando menos de un 30% del bosque en pie.

También, aunque existen algunas zonas protegidas para estas aves como la Reserva Biológica Indio-Maíz de Nicaragua, donde ellas encuentran un extenso hábitat propicio a su desarrollo; sin embargo, se hacen cada día más frecuentes las incursiones de madereros costarricenses al otro lado del Río San Juan, así que esta reserva, una de las más importantes de Centroamérica tampoco está a salvo de las motosierras. 

Captura ilegal:

El comercio ilegal que existe con la lapa verde para utilizarla como mascota es un factor que pone en peligro su existencia. 
También se capturan porque sus plumas se utilizan para hacer pinturas sobre ellas. 
Existen reportes de caza ilegal: A veces se les dispara por considerarse una peste para los cultivos.


¹ Así se conocía al gran héroe indígena de Talamanca, homenajeado por el estado costarricense como el “Defensor de la Libertad de los Pueblos Originarios”, también conocido como Pabru Presberi. Palabras que provienen del idioma bribri. La palabra Pa-bru significa “jede de las lapas” y Presberi vendría de Pres “lugar de aguas salobres” y bri o bere es un sufijo muy utilizado en este lenguaje para designar a las zonas escarpadas. Por tanto Prebere tendría que ver con el lugar de nacimiento de dónde era Pablo. Pabru Presberi significaría, entonces, «el jefe de las lapas que viene del lugar donde corren las aguas salobres».