Socratea Exorrhiza e Iriartea Deltoidea (Maquenque)

Socratea exorrhiza, Maquenque

Socratea exorrhiza (Mart.), la palmera que camina, es una especie perteneciente a la familia de las palmeras, Arecaceae. Posee un solo tronco y puede crecer hasta 30 m de altura. Está conectado a tierra por medio de unas raíces de 2 m de alto, pardas y espinosas.
Es nativa en los territorios que abarca desde Nicaragua hasta Bolivia en una altitud de hasta 1000msnm.

La madera de esta especie es muy dura como la de Iriartea deltoidea y se usa en trabajos ​​de construcción. Según los informes, la madera puede usarse como tubería de aguas residuales durante 10 años. En Costa Rica, sus troncos fueron utilizados, hasta hace 50 años, como paredes en la construcción de viviendas y como listones para las camas.

El corazón de la palma de Socratea exorrhiza es comestible, pero no tiene un sabor agradable por ser muy salado. La parte interna de las raíces aéreas es usada como afrodisíaco masculino. Las raíces son también hervidas en agua para hacer un té para tratar la hepatitis. Las frutas amarillas son comestibles.

Mientras que las dos especies Socratea y Iriartea a primera vista son muy similares, hay una diferencia fundamental: las raíces aéreas de Socratea son de color marrón y no están muy encadenados; Los de Iriartea son negras y más enrevesadas. También hay especies Maquenque sin zancos. También hay una diferencia en la inflorescencia (conjunto de flores que nacen agrupadas en un mismo tallo).

En el programa de reforestación, hemos visto que los esquejes de Maquenque crecen lentamente. Además, son sensibles al sol. Por lo tanto, vamos a tratar de poner estas plántulas en lugares con sombra o dónde se pueda generar maleza para que formen sombras alrededor de ellas.

Con nuestros patrocinios de árboles, puede proteger a la Gran Lapa Verde.