Pentaclethra macroloba, Gavilán o Quebracho

Pentaclethra macroloba, Gavilán o Quebracho

Este árbol crece particularmente en tierra arcillosa y se considera como un indicador de mala calidad del suelo. Sin embargo, es capaz de mejorar la calidad porque sus raíces, con ayuda de la bacteria Rhizobium, son portadores de nitrógeno. El árbol puede alcanzar una altura de 35 a 40 m y forma una amplia cepa de hasta más de un metro de diámetro.

Es común, tanto en este tipo de árbol como en el Enterolobium cyclocarpum y Cojoba arbórea, que todas las hojas se doblen y juntan por la noche o en condiciones muy extremas, como ocurre con las mimosas, Mimoseae.

Este árbol, conocido también como Gavilán, tiene unas semillas que maduran dentro de unas vainas con forma de media luna de unos 30 cm de largo. La rotura de sus vainas se puede llegar a escuchar dejando caer las semillas y las vainas quedan colgadas del árbol. A lo lejos estas vainas se asemejan a un gavilán volando, probablemente de ahí venga el nombre.


Las semillas son romboidales y planas. Contienen sustancias tóxicas que las protegen de los limpiadores de semillas. Debido a esta propiedad y la extensa distribución de las semillas, una pequeña colonia puede formarse rápidamente. La Gran Lapa Verde y otros guacamayos no tienen problemas para comer estas semillas. Pueden tolerar ciertas cantidades menores de veneno y al comer arcillas regularmente lo amortiguan.

La madera de alta calidad y de peso medio se utiliza para muebles, pisos, puertas, marcos de ventanas y como parte de las vías del ferrocarril. Es muy resistente
De las semillas se puede producir aceite para cocinar, lubricante y jabón.

Los árboles como este pertenecen a nuestro programa de reforestación. ¡Involúcrese y reduzca su huella ecológica!